Logo-Doña-Manuela

Castillos de Ciudad Real

Los castillos de Ciudad Real son uno de los mayores atractivos que ver en Ciudad Real. A continuación, te hacemos un listado de los castillos que puedes ver en esta zona de la Mancha. ¿Preparado?

Castillos de Ciudad Real que merece la pena ver

  • Calzada de Calatrava la Nueva: es uno de los castillos más completos que vamos a encontrar y de los más bonitos también. Se han grabado varias películas y series en el mismo, puesto que se encuentra en buenas condiciones, puedes verlo en este post. De hecho, el Castillo de Calatrava y juego de tronos estuvieron relacionados durante un tiempo, ya que el equipo de la serie estuvo sopesando la posibilidad de rodar en él, aunque finalmente no fue así.
  • Castillo de Montizón: esta fortaleza se construyó como defensa para controlar un camino. Se encuentra ubicada en el margen derecho del río Guadalén. Además, se levantó sobre roca viva.
  • Castillo de Doña Berenguela: El Castillo de Doña Berenguela, erigido entre los siglos X y XI, se alza majestuoso con la finalidad de custodiar la estratégica vía militar que unía Toledo con Córdoba. Este castillo es una joya de la arquitectura militar de la época, reflejando la importancia de esta ruta en la comunicación y defensa de los territorios. La edificación cuenta con varios elementos destacados, entre los que se encuentra la imponente Torre Prieta, que ofrece una vista panorámica y servía como punto de vigilancia clave.

    El Patio de Armas es otro componente fundamental del castillo, un espacio abierto que habría sido utilizado para el entrenamiento de los soldados y como lugar de reunión en tiempos de guerra. Los Baños Árabes del castillo nos hablan de la influencia islámica en la región y de las prácticas de higiene y relajación de la época. Estos baños eran un lugar no solo de limpieza, sino también de socialización y rituales.

    El castillo también dispone de un Aljibe y una Alberca, esenciales para la supervivencia durante los asedios. El agua era un recurso vital, y estos elementos aseguraban que la fortaleza pudiera resistir largos periodos de aislamiento. El Foso alrededor del castillo servía como una barrera defensiva adicional, dificultando el acceso de los enemigos.

    El Pósito, un almacén de grano, era crucial para la alimentación de los habitantes del castillo, mientras que la Torre del Homenaje representaba el corazón del castillo, siendo la última línea de defensa y símbolo de la autoridad feudal.

  • Castillo de Donceles: El Castillo de Donceles, renombrado tras la reconquista cristiana, ofrece una perspectiva fascinante tanto histórica como geográfica. Ubicado en un punto estratégico, permite a los visitantes contemplar tres regiones distintas desde sus alturas: Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura. Esta ubicación no solo ofrece vistas impresionantes sino que también subraya la importancia del castillo en la vigilancia y control de estas tierras.
  • Castillo de Peñarroya: El Castillo de Peñarroya es un excelente ejemplo de arquitectura militar, situado en una zona de defensas naturales que realzaban su capacidad defensiva. Originalmente un fuerte musulmán, el castillo pasó a manos cristianas tras la reconquista, marcando un cambio en su función y arquitectura. En su interior, el castillo alberga un retablo churrigueresco, una obra de arte sacro que destaca por su ornamentación exuberante y detallada, reflejando la evolución artística y cultural de la región a lo largo de los siglos.
  • Castillo Puebla del Príncipe: El Castillo de Puebla del Príncipe tiene una historia única, ya que fue una fortaleza antes de que existiera el pueblo que lo rodea. Actualmente, la torre del castillo alberga una biblioteca, a la cual se accede por una escalera que serpentea por el interior de la estructura, invitando a los visitantes a un viaje tanto físico como intelectual a través del tiempo. Bajo la torre, una pila de agua nos recuerda la ingeniosa capacidad de los antiguos para garantizar el suministro de agua durante los asedios, un testimonio de la importancia de la gestión de recursos en tiempos de guerra.
  • Torreón y Castillo del Gran Prior: El Torreón y Castillo del Gran Prior es una mezcla fascinante de influencias árabes y cristianas. Los restos de la alcazaba árabe y el bien conservado torreón nos transportan a la época del imperio almohade, cuando la estructura original fue erigida. Posteriormente, el castillo fue ampliado en tiempos de Felipe III, reflejando la evolución de la arquitectura militar y los cambios en las necesidades defensivas. La antigua mezquita del castillo, ahora la Iglesia de Santa María la Mayor, es un símbolo del sincretismo cultural y religioso que caracteriza a muchas regiones de España.
  • Castillo de Terrinches:

    El Castillo de Terrinches no destaca tanto por su estructura como por el esfuerzo continuo por reconstruir y entender las técnicas de defensa utilizadas durante los ataques musulmanes. Este enfoque en la reconstrucción histórica permite a los visitantes apreciar las estrategias defensivas y el ingenio aplicado en tiempos de conflicto. Aunque el castillo en sí puede no ser tan impresionante como otros, su valor educativo y su papel en la preservación de la historia militar de la región lo convierten en un lugar de gran interés.

    En resumen, cada uno de estos castillos no solo es una estructura defensiva sino también un testimonio viviente de las diversas culturas y épocas que han influido en la historia de España. Desde la vigilancia y defensa de rutas militares hasta la gestión de recursos durante los asedios, estos castillos ofrecen una ventana al pasado, permitiéndonos comprender mejor la rica y compleja historia de la región.

Para dormir en Ciudad Real

Para disfrutar de estos Castillos, te recomendamos que descanses en nuestro Hotel Doña Manuela, en el corazón de La Mancha.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *